Loading...

La ventilación como sistema de mejora de la calidad del aire interior

El aire es un recurso ilimitado del que no podemos prescindir para sobrevivir. Es curioso como en la vida cotidiana nos preocupamos por vivir de una manera más saludable; sin embargo, ¿nos preocupamos realmente de la calidad del aire que respiramos?.

El aire se compone principalmente de oxígeno y nitrógeno pero también contiene gases nobles como el argón y de aquellos que son expulsados al respirar, como el dióxido de carbono y el vapor de agua.

Debido a la contaminación atmosférica, el aire que respiramos contiene una serie de sustancias contaminantes como son el monóxido de carbono o el dióxido de azufre entre otros. El desarrollo de nuestra sociedad y el estilo de vida, están generando progresivamente un deterioro de la calidad del aire que respiramos. Debemos ser conscientes de la calidad del aire, ya que de ello dependerá nuestra salud y en definitiva nuestra calidad de vida.

LA CALIDAD DEL AIRE INTERIOR

En el aire interior se encuentra una mezcla de contaminantes procedentes de diferentes fuentes. Conocer y controlar los contaminantes en el interior de nuestros edificios nos ayudará a reducir el riesgo de problemas de salud. Como contaminantes más comunes encontramos, los generados por los ocupantes en su actividad diaria y el uso de de productos de limpieza, desinfectantes, insecticidas, humo de tabaco y otros gases procedentes de la combustión de sistemas de calefacción y climatización. Si a esto añadimos una inadecuada ventilación del interior y un alto grado de humedad, los problemas ocasionados para la salud se agudizarán.

Los síntomas que podemos manifestar por una inadecuada ventilación son:

  • Cansancio y decaimiento general
  • Problemas respiratorios
  • Secreciones nasales o dolores en los ojos
  • Dificultades en la respiración y resfriados constantes
  • Irritación en la piel
  • Dolores de cabeza o desorientación
  • Nauseas y malestar en general
  • Alteraciones en los sentidos del gusto y olfato
  • Déficit de concentración
  • Depresión, insomnio, etc.

LA VENTILACIÓN COMO SISTEMA DE MEJORA DE LA CALIDAD DEL AIRE INTERIOR

Los gérmenes (bacterias, virus, hongos y protozoos) se instalan en ambientes cerrados en los que no se renueva constantemente el aire y ese es uno de los principales males de la falta de ventilación (Síndrome del edificio enfermo).

Si logramos una mayor renovación del aire interior y un control de la humedad, optando correctos diseños, higiene, mantenimiento y funcionamiento de los sistemas de ventilación se reducirá la proliferación de gérmenes en nuestro entorno, mejorando la salud y bienestar de nuestro hogar.

La solución tradicional para ventilar el interior de las viviendas es la de ventilación natural que consiste en abrir las ventanas al menos una vez al día, principalmente por la mañana y durante el uso de la cocina y el baño. Este es el caso de la mayoría de las viviendas que no cuentan con sistemas específicos de ventilación.

En el caso de los baños que no dispongan de hueco de ventana para su ventilación, se instalan SHUNTS o conductos de ventilación forzada que sobresalen en la cubierta del edificio, donde se efectúa la extracción del aire interior hacia el exterior por depresión.

SISTEMAS DE VENTILACIÓN SEGÚN EL CTE

Con la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación (CTE) en el año 2006, la calidad del aire interior se regula en el Documento Básico de Salubridad (DB HS) del CTE, concretamente en la sección HS3. Para los locales de cualquier otro tipo se consideraran las exigencias básicas establecidas en el RITE.

El DB HS3 establece que las viviendas deben disponer de un sistema general de ventilación que puede ser híbrida o mecánica.

En el sistema híbrido o sistema de ventilación de simple flujo, la admisión de aire exterior se produce de manera natural por las estancias secas (comedor-salón y habitaciones) a través de aireadores o aperturas fijas en la carpintería, como son los dispositivos de microventilación. La normativa establece un caudal mínimo de ventilación que debe entrar por dichas aberturas y que se distribuye desde las estancias secas a las húmedas (baño, aseo y cocina) donde finalmente es expulsado de forma natural cuando las condiciones de presión y temperatura ambientales son favorables, en caso contrario la extracción sería mecánica.

En el sistema de ventilación mecánico o sistema de ventilación de doble flujo, se canaliza tanto el aire de admisión como el de extracción. El aire es conducido desde el exterior de la vivienda de forma mecánica y es distribuido por las diferentes estancias secas para luego ser recogido finalmente en las estancias húmedas y conducido al exterior mediante las aberturas de extracción. Este sistema tiene la ventaja de permitir la instalación de recuperador de calor mejorando la eficiencia energética de la vivienda.

Las cocinas, comedores, dormitorios y salas de estar deben disponer de un sistema complementario de ventilación natural, mediante ventana o puerta practicable al exterior.

Las cocinas dispondrán de una puerta o ventana para su ventilación natural y adicionalmente de un sistema de extracción mecánica para los vapores de la cocción. Para ello debe de disponer de un extractor conectado a un conducto de extracción independiente de los de la ventilación general de la vivienda.

CAUDALES MÍNIMOS DE VENTILACIÓN

El CTE establece los caudales mínimos para ventilación en locales habitables (tipo vivienda) como en los no habitables (locales: trasteros, garajes, almacenes).

En las viviendas debe aportarse un caudal de aire exterior suficiente para conseguir que en cada local la concentración media anual de CO2 sea menor que 900 ppm y que el acumulado anual de CO2 que exceda 1.600 ppm sea menor que 500.000 ppm.h en ambos casos con las condiciones de diseño del apéndice C.

Para los locales no habitables debe aportarse al menos el caudal de aire exterior suficiente para eliminar los contaminantes propios del uso de cada local. En el caso de trasteros y almacenes de residuos, los contaminantes principales son la humedad, los olores y los compuestos orgánicos volátiles. En el caso de aparcamientos son el monóxido de carbono y los óxidos de nitrógeno.

CONCLUSIONES

El informe THADE (Towards healthy air in dwelling in Europe) que destacamos por su importancia ya que apenas existen estudios sobre calidad de aire interior en viviendas, efectos en salud y prevención, recomienda una serie de acciones específicas para mejorar la calidad del aire en interiores a distintos niveles. Entre estas medidas cabe destacar, mejorar el ambiente interior en nuevas construcciones especialmente en cuanto a ventilación y control de la humedad se refiere, aunque también señala que se deben desarrollar criterios y métodos de inspección para el control de materiales de construcción, mobiliario, mascotas, fibras, aparatos de calefacción y de aire, así como promover la investigación sobre la calidad de aire interior en viviendas, efectos en salud y prevención.

Bibliografía:

  • Código Técnico de la Edificación.
  • ¿Que contiene el aire que respiramos? Blog de S&P
  • Siber Ventilación / Salud y confort.
  • El Blog de la ventilación eficiente.
  • Laboratorio de Control de la Calidad en la Edificación del Gobierno Vasco.
  • XIV International Congress on project engineering. La aplicación del CTE-DB-HS3 para la ventilación de viviendas (Luis María López Ochoa)
  • Towards Healthy Air in Dwellings in Europe. The THADE Report

Deja un comentario


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fernando Vicente Antón Baeza. Arquitecto Técnico. Colegiado nº 01887.
Telf. 687 73 06 04 - info@fernandoanton.es
Alcalde Josep P. Verdú, 3 - 03560 El Campello - Alicante.
Pintor Lorenzo Casanova, 19 - 03003 Alicante.