¿Ataque por agresividad ambiental en pilares?

Generalidades.-

Cuando la humedad afecta a los elementos estructurales, ocasiona graves daños que progresivamente inutiliza a los elementos perjudicados y compromete la estabilidad de la edificación.

En ambientes agresivos es muy importante que se protejan a los elementos estructurales contra los ácidos líquidos, que son los causantes de la destrucción de la capa superficial del hormigón.

La mayoría de los daños por corrosión en las armaduras suelen originarse en edificios de más de 10 años, especialmente en los situados en ambientes marinos, zonas con ambiente agresivo o zonas urbanas con humedad alta.

Los pilares circulares o con esquinas redondeadas, situados en ambientes agresivos son más duraderos y quedan menos afectados por la corrosión que los de sección cuadrada.

A) Sintomatología

Los síntomas provocados por las acciones químicas y la humedad en las estructuras de hormigón son los siguientes:

  • Decoloración y cambio de tonalidad del elemento
  • Descamación o exfoliación del hormigón
  • Carbonatación del hormigón
  • Disminución de su resistencia
  • Eflorescencias
  • Desagregación del hormigón
  • Corrosión de la armadura
  • Fisuras

B) Etiología (Análisis de las causas)

Los gases sulfurosos procedentes de los tubos de escape de los vehículos quedan adheridos a la superficie del hormigón de los pilares que junto con la humedad existente en sótano del edificio ocasionan su deterioro.

Las acciones químicas y la humedad ocasionan en las estructuras de hormigón los daños que hemos descrito anteriormente como síntomas.

Un pilar estructural de hormigón, situado en medio agresivo y húmedo, queda afectado y se hace más poroso.

Al reducirse sus propiedades, en su superficie se deteriora más rápidamente. Si en este estado no se protege, termina desmoronándose el recubrimiento de las armaduras. Esto es debido a que el CO2 del aire y los gases de CO de los vehículos penetran en el hormigón a través de sus poros. Al reaccionar con el hidróxido cálcico del cemento, forman carbonato cálcico CaCO3, a esta reacción se le conoce con el nombre de carbonatación. Ocasiona una reducción de la alcalinidad del hormigón, quedando menos protegida la armadura frente a la corrosión.

La profundidad de la carbonatación dependerá fundamentalmente de los siguientes factores:

  • Proporción de cemento
  • Relación agua/cemento
  • Porosidad del hormigón
  • Agresividad ambiental

Cuando la corrosión es generalizada en las armaduras, esta se encuentra motivada por un descenso en la alcalinidad del hormigón debido al proceso de carbonatación.

Sin embargo, cuando la corrosión es localizada, se encuentra provocada por la presencia de cloruros principalmente, así como sulfatos y sulfuros. La corrosión se produce en un área pequeña con exfoliaciones y desprendimientos en capas, con importante reducción de la sección de las barras afectadas.

No debemos olvidar que la carbonatación ocasiona retracción del hormigón y en ciclos de humedad-sequedad, como sucede en las zonas con ambientes marinos, puede ocasionar fisuras superficiales en los elementos por donde penetra la humedad.

La carbonatación ocasiona una disminución de la permeabilidad del hormigón, al estrecharse los poros terminan colmatándose.

C) Actuación de reparación

En casos de corrosión de la armadura, podemos optar por varios tipos de soluciones. Aquí vamos a apuntar una de ellas.

  1. En primer lugar y como medida de seguridad apuntalaremos la planta afectada, siendo aconsejable apuntalar la inferior y la superior.
  2. Eliminaremos las zonas afectadas del hormigón hasta dejar al descubierto las armaduras.
  3. Limpiaremos los restos de corrosión de las armaduras mediante cepillo de alambre, chorros de arena, agua a alta presión, fresadoras, pistolas de aire comprimido, etc.
  4. Protección de las armaduras contra la corrosión (Pasivado). Para la protección de las armaduras se dispone de varios sistemas:
    1. Mediante la utilización de resinas reactivas,
    2. A base de la utilización de cemento mejorado con resinas sintéticas.
    3. A base de cemento y resinas epoxi.
  5. En cualquiera de los casos es muy importante que las armaduras queden completamente al descubierto en toda la sección y longitud que se encuentre afectada por la corrosión.
  6. Cuando los cercos de los soportes no se encuentren rotos y la sección de la armadura sea suficiente sólo será necesario aplicar pintura protectora y rehacer las zonas afectadas con mortero epoxi y a continuación proteger el pilar con mortero predosificado y una pintura epoxi o similar para impedir la entrada de humedad.
  7. Cuando los cercos se encuentren rotos y las barras hayan perdido sección se procederá a colocar la armadura necesaria, a continuación los cercos y cubrirlos mediante un hormigón proyectado o gunitado. Para reducir los problemas de figuración entre hormigones es conveniente regar el hormigón antiguo para que no absorba el agua del hormigón fresco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sus datos serán tratados por FERNANDO VICENTE ANTÓN BAEZA con la finalidad de publicar su comentario, así como enviarle a posteriori información comercial de aquellos productos o servicios que consideremos que puedan ser de su interés. La legitimación del tratamiento es su consentimiento. Sus datos no serán cedidos a terceros salvo obligación legal. Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad: https://www.adelopd.com/privacidad/fernando-anton-estudio-de-arquitectura-tecnica